Off the Grid

Off the Grid © Eric Valli

Off the Grid © Eric Valli

Viajero, fotógrafo y cineasta francés, Eric Valli, de 60 años, decide vivir tres años con personas que han abandonado la vida urbana para existir off the grid: fuera de la sociedad. Las fotografía, hace un libro y un documental.

There are growing number of people who have decided to live light on the earth to not be a part of problem anymore. I spent the last few years with four of them striving for harmony with nature in the most pristine corners of United States.

En las fotografías se ven varios tipos de aisalmiento, desde los moderados hasta los extremos, que parecen llegar hasta la edad de piedra, y que dan la sensación de estar viendo escenas prehistóricas, paradójicamente congeladas por una Leica con película Kodachrome.

En todo su trabajo, incluso en el más comercial (como las fotografías que hizo para Hermès), se siente un cierto tono de documental, de la intención de Valli por recrear y compartir sus descubrimientos visuales.

Mi vida de adulto ha sido hacer realidad los sueños que tenía de niño, como cruzar Afganistán a caballo.

La persona «7 mil millones»

El 31 de octubre de 2011 nacerá la persona 7,000,000,000. El calculo fue realizado por Hania Zlotnik, de la Organización de las Naciones Unidas. El año que nací (1976) había 4,000 millones. Después de 35 años, es casi el doble. En 2050, la población mundial —según predicciones— se estabilizará por primera vez en siglos: dejará de crecer, para mantenerse en una cifra poco fluctuante.

El trabajo de espía

Durante la Guerra Fría, los espías alemanes de la policía secreta, Stasi, se disfrazaban de «personas normales», entraban en casas ajenas y las registraban. Pero antes de hacerlo, se aseguraban de fotografiar todo con varias Polaroid para, al final, poder dejar todo como estaba. ¿Quién no quisiera tener ese trabajo? Las fotografías, antes parte de archivos súper clasificados, ahora expuestas al público en una galería de Berlín, nunca fueron tomadas pensando en que algún día serían vistas por el público (imaginen a la persona en la galería reconociendo su casa de 1987). Poseen, por lo tanto, un aire de despreocupación y cotidianidad que ahora, visto así, es muy emocionante, casi espeluznante. ¿Los disfraces de los espías? Ya los verán; son cómicos. Usaban bigotes falsos, pelucas, lentes oscuros y gabardinas sospechosas. No parecen estar disfrazados de personas normales tratando de pasar desapercibidos; parecen estar disfrazados de espías de la Guerra Fría, tratando de ser reconocidos a un kilómetro de distancia. Ver las fotos.

© Stasi / Simon Menner / Morgen Contemporary Gallery

© Stasi / Simon Menner / Morgen Contemporary Gallery

Diccionario personal de Chiquitos (Bolivia)

Las fotografías no pueden contarlo. No he escuchado de otra región en donde se pueda observar con claridad, hoy, lo que sólo había leído en libros: los aspectos socioculturales y urbanos de la colonización europea y la evangelización en América Latina. En Chiquitos, la región más oriental de Bolivia, se pueden encontrar los rasgos, muchos todavía vivos, de esa transculturalización (y no un simple mestizaje) que –al menos yo– creía extinta.

Chiquitos, Bolivia

Chiquitos, Bolivia

Anacronía: exquisita; abundante; absolutamente memorable.

Bolivia: un país dividido por la contrastante geografía: los altiplánicos versus los vallistas, los del este contra los del oeste. Divididos por la economía, la política, el color de piel. Un país con tres capitales, cada una con una forma distinta de pensar. Es, seguramente, el país más pobre de América continental; también el que posee los escenarios más inesperados.

Sigue leyendo

Un terremoto para espectadores

Dos tipos de imágenes recordaré del terremoto en Japón: las aéreas, que mostraban en vivo y en HD el avance del tsunami, y las de personas, reaccionando de manera natural —como espectadores, no como víctimas— durante la duración del sismo. Las tomas desde los helicópteros eran extrañamente silenciosas, estables, ordenadas e, incluso, en algunos casos, irónicamente estéticas; el contraste entre lo que se mostraba y lo que realmente pasaba era perturbador. Las imágenes de personas en oficinas o tiendas no eran tan dramáticas pero igualmente me asombraron mucho (supongo, por su carácter inesperado): ¿por qué parecían reaccionar todos de manera tan tranquila y ordenada, casi resignada, durante seis minutos de un terremoto de nueve grados? Vi a personas contestando el teléfono, a cajeras de supermercado que continuaron escaneando códigos de barras, a personas que seguían caminando normalmente tratando de mantener el equilibrio, a comensales de restaurantes que seguían comiendo y a personas que no quisieron perder su lugar en alguna fila. Todo esto durante esos seis minutos.

Terremoto en Japón

Terremoto en Japón

El estricto manual de imagen de UBS

© UBS 2011

© UBS 2011

El banco suizo UBS distribuyó a sus empleados un manual de imagen sumamente estricto de cómo deben vestirse y cuidar su imagen. Para las mujeres, dicta el largo de las faldas, qué llevar en las bolsas del saco, el color de la ropa interior, la altura máxima del tacón (en centímetros), cómo combinar la joyería con el armazón de los lentes, así como las comidas que no pueden comer. Para los hombres, qué se puede llevar en la bolsa de la camisa, cuáles son los nudos de corbata permitidos (y cómo deben hacerse), qué tipos de zapato están prohibidos, la altura de los calcetines, cuántas piezas de joyería puede portar (tres, a lo mucho) y el largo máximo de las uñas (1.5 mm). El documento íntegro puede verse aquí en francés y aquí en inglés (sin imágenes).

Insite – Supervised Injection Site

Vancouver has a program called Insite, which addresses what is one of the largest AIDS epidemics in North America by providing clean needles and a safe place for people to use intravenous drugs. There is a room with 12 booths. Nurses help you find a vein and use needles properly and hygienically. They help you filter your drugs so you don’t overdose.


It’s an intensely liberal program. They say they’re giving health care to the homeless people who normally would never get it, or people on the margins who wouldn’t have access to it. That’s the thing about Canada: health care is a universal right for everyone. More.