Scoutings de la realidad

Platon Antoniou, fotógrafo de la revista The New Yorker, usó su cámara para fotografiar a los personajes políticos más importantes de 2009, durante una reunión el pasado septiembre en el edificio de las Naciones Unidas, en Nueva York. David Lynch, cineasta estadounidense, por otro lado, presenta un proyecto en el que también se usan cámaras para grabar a los personajes menos conocidos (y, la mayoría, desvalidos) de un país que algunos llaman «América», y que yo, junto con alguien más, llamamos «el único país del mundo sin nombre propio». Los dos proyectos no tienen ninguna relación entre sí.

En Portraits of Power, Platon usa el concepto de poder como el punto común donde se entrelazan todas las fotografías de su historia. Para cada fotografía, después, hace una narración de 30 segundos, la cual, excepcionalmente, complementa a la imagen. El producto final se parece mucho a una hoja de contactos de un scouting para seleccionar un modelo para una campaña publicitaria impresa.

Portraits of Power © 2009 Platon / The New Yorker

Portraits of Power © 2009 Platon / The New Yorker

En The Interview Project —la idea del grupo Lynch— todo parte de un road trip en donde accidentalmente se van conociendo a los personajes que van a entrevistarse e integrarse al mosaico de retratos que el proyecto desea mostrar. Al ir de un video a otro, no dejo de pensar en el proceso que se sigue en la publicidad y en el cine, para seleccionar, entre cientos o miles, al modelo o actor ideal para tal marca, comercial o película. The Interview Project es un scouting de una geografía aparentemente inabarcable.

The Interview Project © 2009 David Lynch / Austin Lynch / Jason S.

The Interview Project © 2009 David Lynch / Austin Lynch / Jason S.

Un importante sentido estético está detrás de ambos proyectos; sus pre-producciones llevaron muchos meses; sus producciones fueron sumamente costosas y estuvieron muy bien cuidadas; la edición y los detalles se han manejado con sumo respeto. El resultado completo es, sin embargo, tan efímero como cada uno quiera verlo.

Si estos dos proyectos fueran libros, necesitarían una dedicación extrema, varios años, tal vez varios tomos y altos presupuestos de distribución. Yo he querido reflexionar sobre ellos hoy pues es el mundo observándose a sí mismo desde dos distintos polos.

Un pensamiento en “Scoutings de la realidad

  1. For seven years I ate at Bob’s Big Boy. I would go at 2:30, after the lunch rush. I ate a chocolate shake and four, five, six, seven cups of coffee – with lots of sugar. And there’s lots of sugar in that chocolate shake. It’s a thick shake. In a silver goblet. I would get a rush from all this sugar, and I would get so many ideas! I would write them on these napkins. It was like I had a desk with paper. All I had to do was remember to bring my pen, but a waitress would give me one if I remembered to return it at the end of my stay. I got a lot of ideas at Bob’s.

Los comentarios están cerrados.