El cambio físico en un año

Este viajero hizo su propio diario de observación con este video de cuatro minutos, en el que describe 4,600 kilómetros de viaje caminando por el extremo oriente. Se puede leer sobre su viaje, sus objetivos y otras cosas, pero lo que me intersó a mí fue el cambio físico que experimentó después de un año sin cortarse el pelo ni la barba. Cuando inició, todo era tan limpio y perfecto que parecía una persona poco amigable y poco confiable, algo típico de los noventas. Su mejor momento pudo haber sido alrededor de los mil kilómetros (en el 1,039 llegó al punto exacto forma de cara-largo de pelo). Por los 1,500, comenzó a tener problemas de volumen y falta de acondicionador, esto les pasó a muchos en los ochentas. Después de los 2,000, se convirtió en un personaje de finales de los setentas. Por los 3,000, se parecía más a un profesor relajado de universidad poco seria o a un cantante nórdico pop de los sesentas. A los 3,500 se ve que ya no podía más y comenzó a usar un wet look, el peor de su recorrido. Después de los 4,000, lo perdimos; se convirtió en un loco que empuja un carrito desvencijado de supermercado por calles peligrosas de algun barrio en decadencia. Ningún shampoo es suficiente para esa etapa. El viajero se llama Christoph Rehage.