Fotografía sin ver

Hice una pequeña presentación en el Pecha Kucha Night Querétaro. El tema era libre pero debían de ser 20 imágenes, y cada una iba a ser proyectada por 20 segundos mientras yo hablaba ante una audiencia desconocida. Noches como esta se han llevado a cabo en cientos de ciudades de todo el mundo; la idea es exponer un tema de interés general de manera elocuente. Con varios presentadores, al final de la noche se debería de obtener un mosaico de efímeros descubrimientos y reflexiones generados por la comunidad local.

El título de mi presentación fue: El error, el azar y la experimentación como parte del proceso creativo. Hablé de las fotografías que he tomado sin ver a través de la cámara: fotografías que he tomado con la cámara como extensión de la mano o la cámara colgada del cuello, con una mano sosteniendo el lente y con la otra disparando, como se observa aquí abajo.

Autoretrato

Autoretrato

A continuación, presento esas 20 imágenes, con una breve descripción del momento y lo que aprendí de cada una.

Continuar leyendo:

Tomé varias fotografías caminando por este mercado. Usé distintas distancias focales de manera aleatoria y traté de ver siempre al frente mientras fotografiaba hacia abajo para pasar desapercibido y caminar normalmente. ¿Creen que hubiera existido otra manera de fotografiar la sombra de esa bolsa sobre el concreto? Ese hecho solo hace que esta fotografía tenga un valor estético íntimo para mí:

Ferry Building Saturday Marketplace —San Francisco

Ferry Building Saturday Marketplace —San Francisco

Una fotografía con varios errores técnicos. Una persona estaba esperando a que me quitara para poder pasar a lavarse las manos. Sin embargo, uno de los autoretratos que más me gusta:

De Young Museum —San Francisco

De Young Museum —San Francisco

En muchos mercados indígenas está prohibido tomar fotos, por lo que la habilidad para fotografiar sin hacerse notar es importante, si se desea tener una memoria gráfica del lugar y el momento. Hay que conocer bien la cámara para saber qué ángulos de inclinación producen los resultados deseados:

San Juan Chamula —Chiapas

San Juan Chamula —Chiapas


Las siguientes cuatro imágenes son de empleados trabajando. Mientras hablo con ellos, compro o simplemente observo, los fotografío sin que se den cuenta. Para este tipo de fotografías normalmente sólo hay una oportunidad, por lo que es aconsejable acercarse lo más posible al sujeto y usar gran angular:

Empleados

Empleados


No quería, evidentemente, cortar la fotografía en los ojos de la persona de la izquierda, pero al menos pude captar lo que me importaba de la escena, la ofrenda:

La Condesa —México DF

La Condesa —México DF


Otro error de encuadre. Logré capturar, sin embargo, lo que me llamó la atención de la escena; la proporción de los vestidos:

Santuario de Atotonilco —Guanajuato

Santuario de Atotonilco —Guanajuato


Ella iba en movimiento. Yo también, en el sentido opuesto. Un auto adelante y otro atrás. Las posibilidades de obtener una buena foto con un encuadre decente eran muy pocas; sin embargo, salió muy bien. Una escena urbana cotidiana:

The Mission District —San Francisco

The Mission District —San Francisco


Con la cámara lo más arriba o más abajo posible para agregar nostalgia o dramatismo, respectivamente. Si se cuenta con el tiempo, éste es un buen ejercicio de prueba y error:

Puntos de vista altos y bajos

Puntos de vista altos y bajos


Desde la mesa de un bar, observando cómo regresan las personas de sus trabajos a sus casas. Nada extraordinario excepto que ahora puedo ver exactamente cómo lucía ese momento:

Södermalm —Estocolmo

Södermalm —Estocolmo


Que un extraño fotografíe niños es raro (desde la invención del internet), sobre todo si los papás de estas dos niñas están a mi lado, observándolas:

Chapultepec —México DF

Chapultepec —México DF


En espacios pequeños, las fotografías «sin ver» dan sorpresas; en este caso, muy agradables. Era imposible prever la aparición de los diversos planos y líneas de composición que le dan profundidad y perspectiva a esta fotografía:

De Young Museum —San Francisco

De Young Museum —San Francisco


Algo que hay que tomar en cuenta cuando se está fotografiando personas en secreto es nunca verlas a los ojos; sólo apuntar el lente hacia ellas y disparar, esperando que todo salga bien. Aquí fue al revés, la persona vio lo que yo trataba de hacer y pareció no importarle. Me di cuenta hasta esa noche, cuando llegué al hotel y revisé rápidamente las imágenes del día.

Copenhague

Copenhague


Bailar swing es ya todo un statement. Pero hacerlo en la calle, al lado de un parque, es querer llamar la atención. Había varias parejas haciéndolo; la escena resultaba muy divertida pero difícil de fotografiar. Después de caminar entre ellos «accidentalmente» y tomar unas cinco fotos, ésta es la única que más o menos rescata el momento:

Golden Gate Park —San Francisco

Golden Gate Park —San Francisco


Aparadores mientras caminaba. Hasta después noté que la ciudad estaba reflejada en ellos:

Lagkagehuset —Copenhague

Lagkagehuset —Copenhague


Caminando muy despacio, sin leventar la cámara, usando gran angular y disparando medio segundo antes de que comience a volar:

Municipal Pier —San Francisco

Municipal Pier —San Francisco


Una de las cosas que más me gustan de fotografiar sin ver es que desaparecen todos los malos hábitos de encuadre que he adquirido con los años. Ésta la tomé desde una camioneta en movimiento, sacando la cámara por la ventana. Pero si hubiera estado parado en la orilla del camino, habría usado otra óptica, otro encuadre; hubiera hecho una fotografía que hubiera considerado la mejor. Sin embargo, dejando todo al azar, ésta es mucho mejor que aquella hipotética:

Sierra Gorda —Querétaro

Sierra Gorda —Querétaro


A Julieta no le gusta que le tomen fotos. Dice que siempre sale mal pero no es verdad. Aquí, conversábamos frente a frente y de vez en cuando le tomaba una foto sin que se diera cuenta. Su frente está quemada por el sol, eso sí:

Julieta en Bucareli

Julieta en Bucareli


Me senté en una posición en la que pudiera usar el cuerpo como tripié pues debía disparar con una velocidad lenta. Eso también significaba que no tendría control sobre el encuadre, pero me gustó mucho:

Tivoli —Copenhague

Tivoli —Copenhague


Éstas fueron mis primeras fotos sin ver. Son fotografías que no podría tener de ninguna otra manera excepto ésta: fotografiar en secreto. Desde ahí supe que tendría que hacerlo cada vez más y perfeccionar la técnica:

Copenhague

Copenhague


Ésta es mi favorita. La fotografía de un momento:

Japan Center —San Francisco

Japan Center —San Francisco

4 pensamientos en “Fotografía sin ver

  1. Fantástico. Muy interesante.

    Saludos cordiales.

    Ps:el verbo prever conjuga como ver, luego no es correcto preveer, sino prever. Es un asiduo error, porque intentamos conjugarlo como proveer. Y no es el caso. (no lo tomes como una bordería, no lo es; ya en alguna ocasión te dije que me gustaba mucho como escribias e insisto, que así es)

    Salud, soy la española de Málaga.

  2. Gracias por los comentarios y por la corrección; es bienvenida. Me emociona encontrarme con alguien que se fije en esas «insignificancias».

  3. Hola Jacobo, las fotos evidentemente son muy buenas pero mas que eso lo que me gusta de tu trabajo es la parte conceptual y aquí quiero hacer hincapié en la parte donde mencionas que la cámara es una extensión de la mano. Éste es un tema súper contemporáneo del hombre-máquina que me recordó mucho a Sterlac con su tercer mano. Y bueno, hay mucho que decir de este trabajo!

    Estudio la maestría en arte contemporáneo y me encantaría escribir una critica de arte sobre este trabajo si me lo permites.

    Saludos y felicidades.

Los comentarios están cerrados.