San Francisco -urbano

No sabía qué esperar de San Francisco, creo que temía que me decepcionara, y no fue así. Recuerdo la primera vez que estuve en Estados Unidos, hace 11 años, en Nueva York; recuerdo lo que sentí al llegar, veía todo en ISO 50 y me sentía totalmente libre al caminar por las banquetas con mi maleta dura de piel verde sin llantas. Estaba soleado y yo iba en camiseta. La ciudad y yo nos éramos indiferentes pero, a la vez, por unos días, fuimos un complemento. He regresado varias veces a NY después de eso y cada vez hay más turismo, más prisas y es más agobiante cruzar sus aeropuertos. San Francisco es lo opuesto a esa imagen. Lo fue para mí.

San Francisco -urbano

San Francisco -urbano

Conozco pocas ciudades de norteamérica, pero San Francisco resalta de inmediato, será por sus cerros simpre verdes, por su urbanismo adaptado a diferentes escalas o por su educación. Es amable y atractiva. Las tipologías de sus barrios tienen claridad. Los componentes de la ciudad son diversos y parecen independientes pero están bien unidos por flujos ordenados de personas.

Para los que no hayan ido antes a Estados Unidos, esta ciudad es la mejor opción para ser la primera en conocer. Se asombrarán por la cantidad de clichés  de tabús que no existen. No es la ciudad utópica que se creía alguna vez; tampoco es la más liberal —¿qué ciudad no lo es en algún nivel?—; es un lugar a donde se va a observar al mundo, un ejemplo «aleatorio» de cómo los humanos construían y vivían sus ciudades en los inicios del 21.

Tomé fotos -urbanas.