Santiago en 100 palabras

Santiago en 100 palabras es el concurso literario más masivo de Chile. Se realiza aualmente desde 2001 y convoca, en cada versión, a miles de escritores tanto profesionales cmo principiantes. Los relatos deben abordar, en un máximo de 100 palabras, la vida en la ciudad de hoy. En su edición 2008, se recibieron 37,162 cuentos.

De los finalistas, el que más me gustó se llama Cosas de la fortuna; lo escribió Carolina Valenzuela, de 33 años, y recibió una mención honorífica:

Plaza Brasil: vamos a comer a Los Chinos Pobres. Sobre la mesa hay galletas de la fortuna. Abro una y mi fortuna dice: «Ayúdenme, estoy atrapado y soy esclavo en una fábrica de galletas».

El primer lugar lo ganó Paloma Amaya, de 25 años, con el cuento titulado Adrián y yo:

Con Adrián vivimos en el centro. Me hace reír mucho. Está convencidísimo de que es un asesino en serie. «Soy un roba almas», dice mientras nada inquieto de un lado a otro en la pecera que le compré. Últimamente está muy callado. Intenté hacerle cariño, pero inmediatamente comenzó a dar saltitos acrobáticos quieriendo moderme algún dedo. Se cree piraña. Un domingo lo vi devastado, así que disolví 1/4 de fluoxetina en su agua y me tomé otra pastilla yo. Estuvimos toda la tarde mirando fijo por la ventana, tarareando canciones en inglés. Es que a veces nos sentimos muy solos.